Road Trip por Grecia: Meteora - Cabo Sunio.- El Pireo (Atenas)

Día 8: Meteora (Kalambaka) - Cabo Sounion (Sunio) - Atenas (El Pireo)

Después de un desayuno contundente en el Hotel Spanias estábamos llenos de energía y muy dispuestos a subir las escaleras que nos darían acceso a los visitar monasterios de Meteora, el lugar más importante y con mas cantidad de monasterios en Grecia. 




El día estaba nublado y con niebla, con lo cual las vistas no fueron muy generosas, pero al menos lo habíamos visto bien el día anterior. A pesar de ello la niebla generaba  un ambiente de misterio que acompañaba perfectamente al lugar.  Visitamos tres monasterios y quedamos un poco decepcionados de no poder subir al teleférico, pues solo estaba disponible para residentes, no obstante las vistas desde los monasterios, y el halo misterioso que se respira en ellos constituyeron una experiencia inolvidable. 






Los monasterios por dentro son interesantes, por su belleza arquitectónica, aunque nos sorprendió que los edificios son bastantes modernos en algunos casos. Lo único que nos impidió sentir la verdadera calma de los monasterios fue el ruidoso autobús de japoneses que nos perseguía.






Visitamos tres monasterios y quedamos un poco decepcionados de no poder subir al teleférico, pues solo estaba disponible para residentes, no obstante las vistas desde los monasterios, y el halo misterioso que se respira en ellos constituyeron una experiencia inolvidable. 




Dejamos Meteora, y continuamos nuestra ruta directos al Cabo Sunio para visitar el Templo de Poseidon. En el camino sólo paramos dos veces y el viaje fue bastante cansado, sobretodo para el conductor ( casi 6 horas de viaje). Cuando llegamos allí el templo estaba aún iluminado pero cerrado al público. La noche ya era oscura y no se vieron cumplidas nuestras expectativas de ver el atardecer en este mágico lugar,  pero al menos lo vimos iluminado durante unos minutos. 

Esta foto esta sacada de wikepedia, algo así era lo que teniamos en mente presenciar, pero no pudo ser, quedará para un próximo viaje:

By rumer279 (originally posted to Flickr as Sunion Sunset) [CC BY 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0)], via Wikimedia Commons



Decidimos entonces continuar nuestra ruta hacia Atenas de nuevo, donde cogeríamos un vuelo la mañana siguiente hacia Creta. Nuestra intención era visitar el Pireo, considerado un lugar de ocio y tiempo libre importante. Mientras buscábamos la entrada al Pireo, vimos desde la autopista el parque de atracciones de Atenas, y decidimos parar porque desde que planeamos el viaje habíamos estado buscando un parque de atracciones. El lugar era pequeño pera estaba muy bien, había mucho ambiente de gente joven sobretodo, y nos lo pasamos en grande. Luego fuimos a conocer el famoso puerto del Pireo, antes de ir a dejar la furgoneta en el aeropuerto y coger el avión para viajar a Creta. El Pireo nos decepcionó muchísimo, un ambiente decadente, decían que era todo muy lujoso y nosotros encontramos todo lo contrario, suciedad, poca iluminación… Cenamos de mala manera en un sitio de mala muerte, y nos fuimos a descansar unas horas dentro de la furgoneta en el aeropuerto antes de coger el vuelo a Creta a primera hora de la mañana. Menos mal que lo que nos esperaba mereceria la pena....os lo contaré en la próxima entrada ;)

Os dejo el link a la página oficial de turismo de Grecia: http://www.visitgreece.gr/
Aquí encontraréis toda la información para organizar vuestras visitas. 









Road Trip Grecia: De Delfos a Meteora



Despertamos en Delfos con un día soleado y agradable. Después del desayuno fuimos a visitar el sitio arqueológico de Delfos, en donde destaca el Monte Parnaso, por encima de las ruinas de lo que fue una esplendorosa ciudad. Entre ella paseamos buscando la Roca de Sibila, el oráculo de Delfos. En el museo adyacente pudimos entender muy bien como era esa ciudad, con obras de arte espectaculares, como “las tres bailarinas”, la esfinge de león alado y los gemelos de Argos, entre otros muchos.





A continuación nos acercamos al antiguo gimnasio y por último al templo de Atenea, la típica Estampa de Delfos, ideal para meditar si no te molesta ningún grupo de viaje de estudios, como en nuestro caso. Este es un lugar precioso que desprende mucha magia, no es de extrañar que los antiguos griegos creyesen que era el ombligo del mundo.








Cogemos la furgoneta de nuevo y nos dirigimos a Meteora. El camino se hizo muy largo y paramos a comer en un Carrefour de carretera, compramos ibéricos de España, pan normal y nutella, A propósito de las carreteras de Grecia, hay que destacar su peculiar forma de conducir: adelantamientos locos, triples carriles cuando solo hay dos, van por el arcén para que el resto adelante por el medio a y a los peatones nunca les respetan, hay que tener muchsiimo cuidado.

Al llegar cerca de Meteora fuimos preguntando en algunos hoteles de Kalambaka, el pueblo más cercano. Subimos directamente a ver los monasterios, aunque ya se hacía tarde, pero fue un momento mágico, todos quedamos impactados con los monasterios que cuelgan o encumbran las altísimas montañas






Un poco más tarde fuimos a buscar más hoteles entre Kastriki y Kalambaka, estuvimos en más de 10,  hasta que decidimos quedarnos en el “Spanias” El hombre que nos atendió en la recepción no sabía inglés, solo alemán, pero nos apañamos. Por 100 euros el grupo de 5 personas, con desayuno incluido e Internet gratis en un ordenador del hall del hotel. El comedor es grande, con chimenea, aparcamiento delante del hotel, y ventanas con balcón que miran hacia las montañas y sus monasterios. Es similar a un hotel rural, regentando por una familia. Está bastante bien. Sin ascensor, ( porque en Grecia no hay ascensor en casi ninguna parte). Limpio y agradable, siempre teniendo en cuenta que solo pernoctamos una noche en el hotel.


Esa noche cenamos en un restaurante con parrilla muy cercano del hotel. Fuimos pronto a acostarnos para el día siguiente madrugar y visitar lo monasterios. Esa tarde noche llovió sin parar en todo el norte de Grecia, por eso las fotos no son muy espectaculares.

Road Trip Grecia: Naplio, Arachova, Delfos

Día 6 

NAUPLIA – ARACHOVA – DELFOS


Desayunamos en una terraza de la plaza grande de la iglesia. Un desayuno muy abundante: zumo de naranja, crepes, cafés…contundente para enfrentarnos a las 999 escaleras que nos llevarían a lo alto de la fortificación de la ciudad. Nos costó mucho trabajo subir, pero mereció la pena, por las vistas preciosas y el edificio medieval tan bien conservado.



Bajamos, no con menos esfuerzo que la subida, y cogimos la furgo para ir hacia Delfos. El viaje fue largo, hicimos una paradas para comer en un pueblo que daba mucho miedo. Compramos pan, y comida variada en un supermercado , entre otros unos bollitos rellenos de cacao que sabían asquerosos y hasta nos sentaron mal. Nos sentamos a comer en plan “Merendero” en la terraza de un café donde solo había gente joven, muy majos, nos trajeron agua "by the face". Nos preguntaron si eramos españoles “Como Thalia, amor a la Mexicana”. Después continuamos el viaje hacia Delfos y llegamos pasando por Arachova, un pueblo muy bonito, que es muy turístico en invierno porque tiene cerca una estación esquí. El pueblo estaba muy cuidado aunque con muy poco aparcamiento. Pasamos de los hoteles de Arachova que nos decía la guía que son más caros y buscamos uno directamente en Delfos.

Fuimos uno por uno preguntando precios y mirando las habitaciones ( esto es muy normal hacerlo en Grecia), al final nos alojamos en le Hotel Pan. Limpio, correcto y con un balcón con vistas al mar y la montaña. Los balcones y terrazas es un elemento que encontramos en todos los edificios tanto en hoteles como en las casas particulares.

Una vez instalados, dejamos a un miembro del grupo descansando en el hotel y el resto nos fuimos a Arachova a cenar y conocerlo un poco aunque fuese de noche.



Dimos varias vueltas hasta encontrar un restaurante italiano llamado Pomodoro, en el que nos atendieron muy bien.  Luego fuimos a tomar un café a un pub muy fashion, ( todos eran muy nuevos y bien decorados en Arachova). Tenía un árbol dentro que traspasaba el techo y trineos colgando, muy buena decoración destacando los sofás de la terraza con cojines enormes de pelo. El baño horrible,una decepción, como siempre en Grecia.

Luego nos fuimos al hotel a descansar y al despertar y asomarnos al balcón descubrimos una panorámica preciosa de las altas montañas que rodean Delfos y al fondo un precioso paisaje costero del golfo de Corinto. y un desayuno de los mejores entre todos los hoteles visitados : zumo tostadas con mantequilla y mermelada, bizcocho mármol con trozos de chocolate ( muy común en Grecia) y el mejor yogurt griego con miel que hemos probado en Grecia.


Road Trip por Grecia: Corinto, Epidauro, Nauplia



DÍA 5: CORINTOS – EPIDAURO – NAUPLIA


Abandonamos por la mañana el Marble House horrible, desayunamos en Masai, como siempre y cogimos el metro hacía el aeropuerto para recoger el coche de alquiler, que era furgoneta y emprendimos camino hacia el canal de Corinto.


En primer lugar decepción porque el entorno es muy decadente, pero lo cierto es que el canal es impresionante. Pero el entorno del canal, es una vieja gloria del turismo olvidada, con varios puestos cerrados de lo que antes serían negocios  rebosantes de turistas, alguno todavía abierto, suciedad, óxidación en todo lo metálico, abandono...Luego fuimos paseando hasta otra zona donde un yate se disponía a zarpar, y estuvimos sentados un rato mirando el impresionante azul del mar Egeo, esperando ver un gran barco pasar el canal, lo conseguimos después mientras comíamos.


Comimos en una terraza al lado del canal llena de gatos zampones con gustos refinados. Comimos algo de pescado y después rumbo a nuestro siguiente destino: El Teatro de Epidauro.




El recinto tiene una acústica impresionante. La entrada a todo el recorrido incluye otros escenarios de la antigua ciudad, aparte del teatro y cuesta 6 € por todo. Nosotros como llegamos a última hora sólo estuvimos en el teatro.  Estuvimos allí hasta la hora de cierre, observando el lugar, subiendo y bajando, y cantando para comprobar la acústica.

El precioso entorno de Epidauro


Cogimos el coche para buscar alojamiento en alguna ciudad cercana y por casualidad llegamos a Nauplia, y alucinamos. Es una pequeña ciudad turística donde paran muchos cruceros, y es preciosa: calles estrechas, llenas de balcones auténticas y cuestas, iglesias y cafeterías y terrazas muy bonitas. Como fondo idílico el mar azul y castillo medievales.

Escogimos un hotel que recomendaba la guía de National Geografic,: Hotel Byron. Todo un lujo en comparación con el Marble house.

Nafplio tiene una gran historia medieval, con fortificaciones, castillos etc, y un puerto. Muy recomendable para ir de vacaciones y a solo 1:30 h de Atenas.

Cenamos en un restaurante muy moderno, con una decoración impresionante y  con actuación de baile regional incluido en la terraza.

Las fotos de Nauplia me la reservo para el próximo post...

Después de cenar nos fuimos directos a una heladería que habíamos visto mientras buscábamos restaurante, a comer uno helado muy curioso, que probamos de todos los sabores que nos parecieron atractivos. Y luego nos fuimos a tomar un café en una terraza muy bonita, donde surgió la anécdota del día:



Nos sentamos una parte del grupo en una terraza y la otra mitad en otra, porque casi no había separación. La camarera no sabía hablar inglés, y no entendíamos que quería decirnos: lo que quería decirnos era eso, que estábamos sentados algunos en otra cafetería. Al final se cabreó porque no la entendíamos. Preguntamos si sabe francés, dice que sí. Entonces le digo “ Que est ce que cé??? Claro eso sonó tono brusco y se volvió a mosquear y se marchó airada , total que al final vino el dueño a decírnoslo en inglés. "Sorry, this part of the group is in the other Pub, and you and your friend in my Pub..." (risas y descojone general´). Encima la chica luego se equivoca al traernos lo que había pedido y como colofón tiró agua encima del móvil de Si. ¡Que desastre de encuentro!