Puente de diciembre en Asturias

Este puente de diciembre me he quedado en Asturias. Ejercer de anfitriona en mi tierra ha sido una excelente oportunidad de redescubrirla a través de la mirada de otras personas, que quizás por el hecho de no ser para ellos un paisaje cotidiano, sorprende o se valora más. 




Mirador de La Pandiella, La Fuente, Aller, Asturias



De estos cuatro días de puente yo solo pude aprovechar dos para visitar Asturias, y elegimos pasarlos en Oviedo y en el Concejo de Aller. 


Oviedo siempre me ha parecido la ciudad más bonita de Asturias, cierto que Gijón tiene también sus cosas buenas, y de ahí la rivalidad asturiana Oviedo-Gijón, incluso siempre he defendido Avilés como una ciudad que visitar a pesar de la reticencia de muchos que tienen de ella una imagen industrializada, pero me quedo con Oviedo. Como dijo Woody Allen "Oviedo es una ciudad de cuento de hadas" y así me gustan a mi a las ciudades, con su arquitectura antigua pero tan bien cuidada, su limpieza, sus calles de piedra, sus espacios abiertos como la Plaza de la Catedral y el Parque San Francisco, la calle Uría, el Fontán, los edificios del prerománico, y la expectativa que te genera cuando estas llegando y la encuentras resguardada entre montañas nevadas. ¿Os podéis creer que nunca había entrado en al Basílica de San Juan el Real, a pesar de haber pasado por delante miles de veces? 

Catedral de San Salvador, Oviedo y su plaza en diciembre de 2017

Edificios frente al parque de San Francisco, Oviedo.

Interior de la basílica de San Juan el Real, Oviedo

Cúpula interior de la Basílica de San Juan el Real, Oviedo


En Oviedo, probé un restaurante en el que nunca había estado, el llagar el Güelu, y me gustó mucho. Muy buena atención por parte del personal, nos dieron mesa muy rápido y el servicio fue muy fluido.  Pedimos calamares fritos, que no os recomiendo, y tortilla "El güelu" que es una tortilla de patatas rellena de lechuga tomate atún cebolla y mayonesa, estaba muy rica, además los demás comieron morcilla matachana y chorizo criollo que estaba muy bueno según ellos. La sidra muy rica y bien escanciada. Experiencia recomendable y seguramente repetiré para probar más platos. 

Con el Concejo de Aller tengo un vínculo muy especial, pues además de tener sangre allerana por parte de madre, trabajé en la Oficina de Turismo durante dos años en los que aprendí muchísmo y pude recorrer el concejo y conocerlo a fondo, además de tener la satisfacción de trabajar para enseñar a los turistas un lugar que tanto quiero.  Por ello, rescaté de el baúl de los recuerdos mi libreta con la "chuleta" que usaba cuando hacía visitas guiadas, y más o menos la aproveche para explicar  por alto algunas joyas románicas de este concejo: la iglesia de San Vicente de Serrapio y la iglesia de San Juan del Rio Mera y su Tejo milenario en Santibañez de la Fuente.


Iglesia de San Juan del Río Mera 
Campo bajo la iglesia 



Ábside de la iglesia

Tejo Milenario de Santibañez de la Fuente

Interior de la iglesia de San Juan de Río Mera

Altar y retablo de la Iglesia de San Juan del Río Mera


En el pueblo de Santibañez de la Fuente también hicimos un recorrido etnográfico deteniéndonos en algunos conjuntos de hórreos, y paseando hasta  el mirador de La Pandiella, en La Fuente, desde aquí hay una vista excepcional de los tres valles, Cardeo, Braña y Mera, con el telón de fondo de el San Isidro nevado.


Hórreo en La Fuente, Aller, 

Santibañez de la Fuente, visto desde el Mirador de la Pandiella. 

Mirador de La Pandiella, La Fuente, Aller, Asturias



En este caso pasamos de restaurantes (aunque los hay muy buenos en la zona, como Cal Xabú por ejemplo), y les preparé una fabada asturiana que comimos en casa de mi abuela, metidos en el "escañu" y "caleciendo" al lado de la cocina de carbón. ¿Qué puede haber más auténtico qué esto?


Fabada asturiana con su compango, haciendose, y servida posteriormente. 


La "Güelita" leyendo metida dentro del "Escañu"

Si tu también quieres pasar un fin de semana o un puente en Asturias, te dejo a continuación la información oficial de los dos lugares que relato en esta entrada, en ambos casos te recomiendo llamar e informarte sobre las opciones de visita: 












Monasterio de Piedra - Zaragoza

El Monasterio de Piedra es un conjunto turístico ubicado en la localidad de Núevalos, Zaragoza. Es un parque natural donde también hay un monasterio cisterciense, hotel, spa, restaurante...en definitiva un lugar ideal para pasar un fin de semana o un día espectacular, en familia, pareja, o incluso en soledad para recrearse meditando en los espectaculares rincones que nos regala este sitio turístico. 




Soria ni te la imaginas: Medinaceli

Sólo con el significado de su nombre Medinaceli, también llamada ciudad del cielo, este lugar ya me causó una buena impresión antes de descubrir que realmente parece puesta en el cielo y que allí te encuentras una vez traspasado su arco romano, único en España. Es un privilegio pasear entre sus muy cuidadas casas, la mayoría antiguas y rehabilitadas, sus calles limpias, bonitas, empedradas, te llevan siempre al espectacular final con vistas panorámicas sobre el valle del Jalón y el Arbujuelo. 




Soria ni te la imaginas: Chaorna

Soria me fascina (como podéis comprobar en mis últimas entradas al blog y en redes sociales). Fue todo un descubrimiento y otro de los pueblos que me han conquistado es Chaorna. Una pequeña de aldea de no más de 25 habitantes, que con sus calles echas pequeños pasillos y laberintos te transporta a un tiempo lejano. En lugar como este no querrás tener cobertura móvil, desearás que te olviden y que te dejen disfrutando de la vida tranquila y la naturaleza de este encantador pueblo rural. 




Soria ni te la imaginas: Somaén

En mis vacaciones en Soria tuve la ocasión de hacer una breve visita a un pueblo cercano a Arcos de Jalón, que parece de cuento de hadas: Somaén. Una excursión fácil por la zona para disfrutar de un lugar que conserva la autenticidad de lo rural en combinación una muy cuidada arquitectura rústica. 

Vista de Somaén

Entradas más vistas